Digital

Digital

El conocimiento y los viajes:

En nuestro mundo post digital, el equilibrio de poder se ha desplazado de las organizaciones a las personas. Esta afirmación es cierta si el individuo es un cliente, un empleado o un ciudadano. Anteriormente, los individuos se veían obligados a seguir reglas, procesos y rutas de clientes impuestas por organizaciones estructuradas en silos. Hoy en día, el individuo ha recuperado el poder y está feliz de encontrar su propia manera de interactuar con las empresas.

Cada día inventan nuevos casos de uso, se expresa más libremente, lejos de las reglas establecidas. Reúne las herramientas y los procesos que se ofrecen para crear su propia experiencia y su propio viaje. Como cliente, impone sus opiniones y valores, y obliga a las marcas a adaptarse y renovarse permanentemente: en sus productos, en su marca y en la forma en que coinciden con el viaje de los clientes.

Hemos entrado en la era de la personalización, el diálogo y la intimidad del cliente. Para hacer esto, las compañías deben refinar constantemente el conocimiento de sus clientes, y deducir de él trayectorias más prácticas, relevantes, atractivas y seductoras.

Digital

Digital